Jake Arrieta: Ganar la Serie Mundial es una ‘tremenda oportunidad’

Published On April 28, 2016 » 270 Views» By Juan Vásquez » MLB, Top Story
 0 stars
Register to vote!

Jake Arrieta-Cubs-Raccoon Knows

Pienso que la duración promedio de una carrera de Grandes Ligas es de apenas unos pocos años. La cita que siempre recuerdo es “Vamos a ser ex jugadores por más tiempo de lo que fuimos jugadores”. Es un recuerdo constante de que tengo que sacar el máximo a mi cuerpo y a mi habilidad en el tiempo que tengo, porque si tengo suerte voy a poder jugar unos 10 años.

La forma en que te presentas en el montículo es tremendamente importante. Eso es uno de los aspectos que más tomé cuando era chico, de Nolan Ryan, de Roger Clemens, de Randy Johnson. La mirada que tenían en sus ojos, ya fuera que fuese un buen chico o no, ellos lo miraban como si quisieran arrancarle la cabeza cuando llegaban al montículo. Así es que yo quiero ser. Yo espero ganar, yo espero vencer a todo el mundo cuando jugamos. Es ese tipo de confianza callada que tengo adentro que siempre trato de presentarle al contrario sin parecer demasiado arrogante. Porque hay ocasiones en las que parezco calmado pero por dentro me estoy volviendo loco.

“ACE” es una de las abreviaturas que he utilizado a lo largo de los años. Significa en inglés “Acting cures everything (Actuar lo cura todo)”. No hay forma de prometer que vas a llegar al estadio y a sentirte bien cuando te toca lanzar. Básicamente, ¿cómo puedes demostrarle al contrario la apariencia de que “OK, este chico vino enfocado hoy”, ya sea que lo estés o no? Esa es una gran pieza del rompecabezas que he aprendido a utilizar.

Otra abreviatura es “GOYA”: “Get off your ass (Levántate del trasero)” Ver eso escrito en mi gorra o tenerlo cerca mío es solo un recordatorio de que a nadie le importa si estás cansado. A nadie le importa si estás algo adolorido, hay un trabajo que tienes que terminar. Todos vamos a pasar por momentos como estos, independientemente del deporte, cuando las cosas no salen del todo bien – es ahí cuando tu fortaleza mental entra en juego. ¿Puedes minimizar el daño? ¿Puedes volver a enderezarte antes de que las cosas se te salgan de las manos?

Pienso que la barba juega un ligero factor en mi presencia en el montículo. Es parte de mi personalidad ahora. Todo el mundo en Chicago la ha acogido, así que decidí mantenerla. No puedo quitármela ahora. Me la quité en la temporada baja y recibí algunas reacciones bastante intensas. Pero les dije, “No se preocupen, denme dos semanas y la tendrán de vuelta”.

Pasé por algunos momentos difíciles en el Triple A Norfolk. Yo estaba fracasando en grande y me cuestioné a mí mismo mis habilidades. Me cuestioné si iba a poder seguir jugando. Yo estaba en una situación en la que básicamente me sentía tan incómodo en la goma de lanzar como me he sentido en toda mi vida. Mucho de ello era con buena intención – los entrenadores genuinamente intentan ayudar a los jugadores a hacer ajustes para mejorar. Pero fue solo algo donde yo sabía que podía ser más consistente en mis envíos si lo hacía a mi manera. Luego cuando ocurrió el cambio [a los Cachorros en el 2013], ahí fue cuando las cosas realmente dieron una vuelta.

Cuando me cambiaron a los Cachorros, yo sabía que estaba llegando a una organización donde iba a poder ser yo mismo. No me preocupaba por “este hombre quiere que yo haga algo diferente”. Así que comencé a prepararme. Yo sabía que iba a poder volver a tener un estilo de lanzar con el que me sintiera confiado de poder repetir, y de forma estable pero consistente fui mejorando en los pasados dos años. Y todavía pienso que tengo espacio para mejorar.

Ese pitcheo – eso es todo lo que importa. [Con los Cachorros,] el enfoque varió de dónde estaba mi pie o dónde estaba mi parte delantera durante todo mi envío a ejecutar un pitcheo y luego el siguiente, y asi sucesivamente. Yo realmente me enfoqué en ese proceso de conseguir los ajustes necesarios en mi mecánica durante mis tiros largos dos días antes de mi salida; y entonces en los días que me tocaba lanzar, ejecutar. Y eso es todo. Estar lo más preparado posible me ayudó a alejarme de mis problemas con la mecánica y enfocarme en el aquí y en el ahora.

Cuando yo tenía 10 o 12 años, pensaba de forma muy parecida a como lo hago ahora. Yo miro los videos y fotos viejas de mí lanzando cuando era un chico. Nosotros recogemos muchos de los movimientos naturales que tenemos cuando somos muy jóvenes. Pienso que el énfasis debe ponerse en repetir ese movimiento – ya sea un swing de golf o un envío de lanzamiento o un tiro en salto o la forma en que un mariscal de campo lanza una pelota. Pienso que en esa forma es donde se debe poner el énfasis – como se puede repetir ese envío en forma consistente, pitcheo tras pitcheo, tiro tras tiro, swing tras swing.

La temporada baja es donde realmente pongo mi cuerpo a prueba.Yo trato y empujo mis límites hasta donde más pueda mientras logro recibir una buena cantidad de tiempo de recuperación. Los días donde realmente me esfuerzo al máximo y trato de duplicar situaciones en la parte final de los partidos donde tus piernas se sienten bien pesadas, yo hago cerca de una hora de cardio antes de la situación, usualmente en una máquina StairMaster. Así pudo duplicar las situaciones en la parte final de los partidos, en la parte final de la temporada, donde esa energía de nervios está en su punto más alto y uno tiene que controlar sus emociones sabiendo que tu cuerpo no está completamente donde necesitas que esté. Ahí es donde entra el juego el estado mental.

Mi flexibilidad es probablemente mi mejor activo. Hace tres años, me dije que para el final de esa temporada tenía que estar separando bastante mis piernas; me llevó dos años el poder lograrlo.

Yo no sé si pueda intentar hacer el ejercicio de Jean-Claude Van Damme de separar las piernas en una silla. Es una posición bastante comprometedora. Eso es tener tremenda movilidad. Quizás cuando deje de jugar lo intente, pero ahora mismo no quiero lastimarme los músculos de la entrepierna.

Para mí, la flexibilidad en la corva y la movilidad en la cadera son los dos factores más importantes en el terreno. Obviamente necesitamos tener un hombro fuerte, una escápula fuerte, unos laterales fuertes y un codo duradero para tener longevidad como lanzador, pero ser duradero y tener movilidad en las caderas y flexibilidad en la corva le quita mucha presión y estrés al brazo. Mi flexibilidad es un gran activo.

Yo entreno con Pilates en la temporada baja y en el medio de la temporada diariamente. Pilates coloca mi cuerpo en una posición donde me siento activado, suelto y listo para entrar en acción tan pronto piso el terreno. Me ayuda en mi proceso de calentamiento; me alista mucho más para el día de actividad que cualquier otro tipo de calentamiento que haya hecho antes. Y la cantidad de fuerza en mi nucleo que he logrado construir con Pilates y el fortalecimiento de la corva y la movilidad en la cadera y movilidad en mis hombros y mi espina dorsal – todas estas son cosas que están directamente relacionadas con lo que hago en el terreno.

Yo traje el método Pilates a los Cachorros. Yo fui donde Ricketts, Jed, Theo, y les dije que esta es nuestra manera de ser innovadores. Dentro de cinco a 10 años, cada equipo en el béisbol va a estar usando esto. Pienso que al principio hubo muchos jugadores que se mostraron escépticos. Pero a medida que ha pasado el tiempo, la cantidad de jugadores que se han unido a nuestra rutina mañanera de Pilates o a nuestra sesión vespertina es muy alta. Yo diría que hay entre 15-20 chicos que activamente están utilizando Pilates. Y todos han visto los beneficios de ello.

Yo era un chico grueso. Pienso que gran parte de ello era peso de bebé. Pero los 14, 15, 16 años es una edad difícil para ser grueso. Tratar de comenzar a hablarles a las chicas era difícil. En el segundo y tercer año de secundaria, comencé a transformarme. El aumento en estatura y los cambios en el cuerpo ocurrieron muy rápido para mí. Pero recuerdo que ahí fue cuando mi esposa, Brittany, comenzó a hablarme, así que todo salió bien.

¿Sabes que puedes conseguir esos paquetes de col en Whole Foods?Probablemente hayan entre 8-10 paquetes de col ahí. Yo diría que me como unos tres de esos al día. Eso equivale entre 3-4 libras de col.

Me considero un buen jugador de rácquetbol. Estoy seguro que algunos buenos jugadores de rácquetbol podrían superarme, pero me considero un atleta bastante versátil. Para mí, ese es uno de los atributos de un muy buen atleta, el poder aprender rápidamente otro deporte. El tenis es un buen ejemplo. Solo lo he jugado unas 10-12 veces, pero he podido ser bastante efectivo, especialmente en dobles. Pienso que me gusta correr mucho; siento como que tengo buenos tiempos de reacción.

Quiero dispararle a un alce con un arco. Eso sí, nunca he cazado en mi vida. Pero siento que si alguna vez voy a cazar será con un arco. Siento que utilizar un arco requiere más habilidad.

Hemos mostrado que podemos competir y que podemos estar en la postemporada; ahora estamos hambrientos por ese trofeo de la Serie Mundial. Es difícil, especialmente cuando llegas tan lejos en la postemporada y pierdes en la SCLN como nos pasó el año pasado con los Mets. Uno quiere ser el equipo que esté en el terreno cuando se haga ese último out en el lado ganador. Obviamente esa es la meta máxima en el deporte que yo juego, y eso es lo que todo jugador añora.

Es una tremenda oportunidad, y casi te hace sentir humildad el ser parte del equipo que acabe con la maldición. Todos sabemos la presión que tenemos encima por parte de entidades externas y los medios, pero eso no significa mucho para nosotros. Nosotros sabemos que tenemos el grupo correcto de jugadores para lograrlo, y estamos listos para el reto.

Lo puedo ver. Nosotros estábamos en Chicago cuando ganaron los Blackhawks – la gente corriendo por las calles, brincando sobre los autos, sonando sus bocinas, echándose cerveza (como debe ser) – es algo increíble. Y le queremos dar a Chicago ese mismo sentimiento de nuevo.

FUENTE

Tags

About The Author